Silla Eames

Eames, la silla más emblemática

Decorar con la silla eames

No importa cuantas tendencias vengan o se vayan, los clásicos permanecen para siempre, como en el caso de la silla eames. Esta silla continua siendo siendo un referente en el mercado de la decoración.

Creada por Charles y Ray Eames, esta silla, con un diseño no visto hasta entonces, despegó como un cohete en su época y se convirtió en un referente en su comunidad catapultando a sus creadores a la cima del éxito. Exito que no ha mermado desde entonces, ya que sigue siendo una de las sillas más vendidas en nuestro país.

Decorar con la silla eames

Desde su creación, fue una silla que estaba presente en todos los sitios públicos, cafés, oficinas, comedores, aeropuertos... Es por eso que es imposible no percibir la influencia de los Eames en las tiendas de muebles de bajo coste, ya que su sombra es tan grande y sus obras han inspirado a tantos imitadores que se pueden encontrar muebles de el mismo estilo en casi cualquier sitio.

Actualmente, además de la silla original, han surgido diferentes versiones más modernas y más simples de esta silla. El diseño no es idéntico, pero si que se le parece bastante.

Además se ha ampliado la paleta de colores, en la que podemos apreciar colores tan variados como el naranja, el azul o el morado.

Pero, ¿cómo podemos adaptar esta silla a nuestra decoración ya establecida?

La versatilidad es la característica más apreciada en este modelo ya que es válida tanto para un estilo clásico, como para uno moderno, o uno minimalista.
En principio no tiene un lugar fijo en el que establecerse, aunque lo más popular es incorporarla en el comedor o en la cocina.

Podemos encontrar tanto sillas normales, taburetes con una altura mayor o sofás individuales estilo chaise longe de dos piezas.

Por ejemplo, acabo de recibir una silla eames de color blanca y con las patas de color madera para la oficina que tengo en casa.

No parece verdaderamente una silla de oficina ya que este tipo de sillas suelen tener ruedas para moverse libremente, pero lo cierto es que al probarla es muy cómoda, no hace ningún daño.

La he probado también en el salón comedor, donde tengo un estilo más clásico, y aun así no desentonaba del todo.

Lo mejor de todo es que se limpian con mucha facilidad, pasándoles un trapo seco habitualmente es suficiente.

El precio de la original quizás no es válida para todos los bolsillos, pero hay imitaciones que son bastante buenas y a un precio insuperable.

Ya no tienes ninguna excusa para no tener, por lo menos un ejemplar, de esta silla tan famosa. Te aseguro que nunca te arrepentirás de la compra y que te durará mucho tiempo.

Además, como los clásicos no pasan de moda, podrás cambiar de decoración, podrás cambiar los muebles, pero la silla eames quedará inalterada en el tiempo.

Si te faltan ideas, puedes buscar imágenes en Pinterest para inspirarte, lo cierto es que hay verdaderas preciosidades. Y ¿Por qué no lo vas a poder tener tu así? Sólo es cuestión de quererlo.